EN MEMORIA JUAN DALERA EN SALTILLO

               

EN MEMORIA JUAN DALERA

Este es un pequeñisimo Homenaje al  hombre, al ser humano, al compañero, al músico, al amigo, que en vida llevo el nombre de Juan Dalera (del dueto Juan y Guadalupe). El argentino que se refugio en nuestro Saltillo y aquí el fue uno más de nosotros, con las preocupaciones, delirios, sueños, aciertos, deshaciertos, en donde vivió y batallo para que su arte no se perdiera en el desierto de la indiferencia  y donde su música inundo nuestros corazones al lado de su compañera Guadalupe Vega quién nos a enseñado lo que es la serenidad y la fortaleza que cabe en toda mujer latinoamericana...

Bien esto es para tí Juan en donde quiera que te encuentres. De los amigos que tuvimos el placer de conocerte.

Jorge González Vargas.


Yo no estoy aquí

 

Memoria de Juan Dalera 

 

Aunque Humberto Juan Dalera Alonso nació en la provincia argentina de Tres Arroyos y se forjó en Tandil, era un ciudadano del mundo. El sábado pasado, cuando terminó su existencia física, una hermosa luna creciendo se dejó ver hacia el poniente. Apenas una uña de luz circundando una zona de rojiza y misteriosa penumbra. Juan ya no la alcanzó a ver. Me gusta pensar que él, como una luna creciendo, salía de una zona de sombra para arribar hacia una zona de resplandor, cuerpo celeste cumpliendo sus fases.

Juan Dalera no sólo dejó acá infinidad de amigos y seguidores, sino un puñado de estupendas canciones y gestos invaluables para quienes tuvimos la fortuna de alumbrarnos con su fuego.

Ya lo veo con su mirada escéptica desautorizando estas palabras.

Sin embargo, Juan Dalera fue el menos argentino de los argentinos que me tocó conocer. Lejos de la afectación, con una vigorosa parsimonia, iba como una portentosa nube de esto a aquello: instrumentista y compositor, pintor y caricaturista, cocinero y cantautor, era un artista integral.

Desde su implacable lucidez, otro músico me comentaba que cada vez que un creador se va, la ciudad pierde algo. Me gusta pensar que con Juan esa dura sentencia tendrá su excepción. Quedarán sus palabras y su música, interpretadas por Lupita Vega, su mujer, columna ejemplar. Queda su hija, Lupita Dalera, a quien le gustaba cantarle “No hago otra cosa que pensar en ti”. Quedamos la intensa mayoría de beneficiarios de su ejemplo y de su arte, los que en el teatro, la peña o la cocina de su hogar ambulante, lo escuchamos cantar, desgranar como no queriendo sus andanzas, reafirmando ese oráculo de la nostalgia que en los espejos retrovisores nos reitera que

 

“Los Objetos (Y los Otros) Están Más Cerca de lo Que Aparentan”

 

Tocando con Andrés Calamaro o Mercedes Sosa, amante empedernido del rock más sicodélico, o riéndose juguetonamente de los enjuagues de su paisano Facundo Cabral, alias “Joe Twist Gasparino” lo recordaremos siempre, perdido en Tokio junto a Paul Simon comprando radios, grabando en una rudimentaria grabadora una canción para la amada ausente desde un sótano de Queens; en una limosina con Piero; tocando para las gaviotas, descalzo sobre la arena, en una playa de Córcega, jodiendo la paciencia de Ástor Piazzolla, o alimentando a los peces de Janitzio con pizzas hechas por sus manos, pero más, mucho más, como el gigante austral que con la enfermedad a cuestas tuvo el valor inaudito de emprender el primer óleo de su vida, escribir letras fluidas (filudas) y transparentes como un diamante, o salir rumbo a San Esteban a comprar cuerdas para su guitarra.

Desdiciendo siempre el título de esa canción que su gran amigo Lito Nebbia grabara: “Yo no estoy aquí”

Juan Dalera sigue aquí.

 

(Alejandro Pérez Cervantes, 7 de nov de 2005)

 

 

 

  

 

IMAGINA RADIO Y TV MEXICO

TWITTER-IMAGINA


Siguenos en Twitter

LA HORA DEL CENTRO DE MEXICO

EL DIA DE HOY...

Recent Videos

Newest Members

Recent Photos

LINKS ORG'S, A.C's.